martes, 1 de junio de 2010

Lobo con piel de hombre




Era una de esas tardes en las que nada había que hacer y la loba paseaba con su cachorro inquieto en busca de alimento.

Se resguardaron bajo unos matorrales y esperaron que pasara el cazador sigiloso que olfatearan minutos antes.

El frío cañón del arma se asomó entre la enramada y las botas del hombre castigaron con su peso las hojas secas que se negaban a gritar. Caminó un poco, encendió su cigarro y esperó. El cachorro, indignado, preguntó a su astuta madre:

-Mamá, la hierba verde y generosa tiene un enemigo: las ovejas, que se alimentan de ella para sobrevivir, hasta el día de su muerte. Las ovejas tienen un enemigo: nosotros, los lobos, que nos alimentamos de ellas cuando es posible, hasta el día de nuestra muerte. Nosotros tenemos un enemigo: el hombre, que quema nuestros bosques, nos pone dolorosas trampas y mata a los de nuestra especie por deporte o por ignorancia, hasta el día de su muerte. Pero madre, ¿tiene el hombre un enemigo?

La loba clavó su mirada fría en el hijo amado y respondió:

Hijo mío, el enemigo del hombre es el hombre mismo. Hasta el día de su muerte.


La triste realidad de la vida expuesta de la forma mas facil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario