lunes, 27 de septiembre de 2010

Más sobre el tiempo




Antes de tratar de explicar lo del tiempo, expondremos un par de ideas muy sencillas relacionadas con esta teoría. En primer lugar, existe una equivalencia entre el movimiento mecánico acelerado y un campo gravitacional. En un elevador que se acelera hacia arriba, o sea, que adquiere una velocidad cada vez mayor, usted sentirá que se “aprieta” contra el piso, y si se para sobre una báscula, comprobará que “pesa” más. Es como si la gravedad hubiese aumentado. Este hecho tan simple constituye la piedra angular de la teoría más universal de Einstein.

En segundo lugar, de acuerdo con esta teoría, el espacio, supuesto por nosotros totalmente plano (lo conocemos desde la geometría escolar) sufre una curvatura o “encorvamiento” perceptible bajo la acción de campos gravitacionales grandes, como el del Sol y las estrellas. Así, si bien para Newton ( y como también aprendimos) la atracción gravitatoria es una fuerza que actúa entre dos cuerpos (el Sol y nuestro planeta) , para Einstein lo que sucede es que dicho sistema hace que se curve el espacio que los rodea y, por esa curvatura, digamos, se mueve el planeta , sin poder salirse de ella con la energía de que dispone.

Si imaginamos dos puntos marcados en un plano, a cierta distancia uno de otro, podemos medir el tiempo que empleará un rayo de luz para recorrer esa distancia. Pero si ubicamos dicho plano en un campo gravitacional, éste se curvará. Entonces, la luz, para ir de un punto a otro, situados a la misma distancia, tendrá que tomar por un camino curvo y tardará más tiempo en llegar, pues su velocidad se mantiene constante. Dicho de otra manera, el tiempo se retrasó.

Claro que el lector sabe que las proposiciones de toda la teoría relativista deben haber sido comprobadas de alguna manera por la experiencia. Efectivamente, la energética nuclear y la realidad comprobada de la expansión del universo son pruebas irrefutables de su veracidad.
Pero hoy nos referiremos a experimentos relacionados principalmente con el tiempo.

Los mesones, partículas elementales descubiertas en los rayos cósmicos, poseen un tiempo de vida “promedio” de alrededor de dos microsegundos mientras “vuela” a grandes velocidades por la atmósfera. Pero su tiempo de vida “propio” , el que tuviera de estar en reposo, es de un microsegundo y medio, o sea, más corto que aquel.

Por otro lado, en la Tierra captamos las radiaciones que provienen de estrellas de muy alta densidad a una frecuencia menos que las de las “normales”. Si dicha frecuencia correspondiera a un reloj, indicaría un retraso en el tiempo, sólo atribuible a la gran masa de la estrella emisora.
¡Han sido captados retrasos en frecuencia en la propia Tierra entre dos puntos ubicados sólo a una diferencia de altura de 22 metros!

Descargar Documento : http://oron.com/ay69tr8qy8vs/Más_sobre_el_tiempo.doc.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario