miércoles, 26 de noviembre de 2014

La Siniestra Magia del Caos


Las palabras “Chaos magic” reverberan con misterio e intriga. Es bastante seguro, que esto fue intencional por parte de aquéllos que originalmente acuñaron el término. Por supuesto, cuando Gerald Gardener propuso su reconstrucción del Paganismo europeo en los años 50 y lo llamó la “brujería”, debió de haber sido igualmente consciente del efecto que ese término tendría sobre sus contemporáneos. No hay nada como algo “prohibido” si usted quiere intrigar a las personas.
El termino “Chaos magic” padece dos desventajas inherentes. Primera, las connotaciones del “cyberpunk” del término tienden a atraer algunos de esos tipos misantrópicos que fueron atraídos previamente por el “Satanismo” por razones similares. Ellos lo ven como si fuera algún tipo de “Satanismo suave”. Estos usaban el término de “bruja” o “hechicero” para describirse a si mismos antes de que el término “Magia del Chaos” entrara boga, y “Mago del Chaos” mucho más helador. Aquéllos que antes pintaban los pentagramas al revés en sus chaquetas de cuero negras y se llamaban “warlocks” han cambiado ahora a la estrella de ocho puntas y se están llamando “Magos del Chaos”. Así en lugar de la confusión del concepto de brujería o satanismo, ellos confunden la Magia del Chaos.
La segunda (y más importante) desventaja, es que la misma idea de Magia del Caos desafía su propia descripción. Es muy personal y experimental por su naturaleza. Incluso aquéllos que claman practicarlo, les cuesta definir lo que es fuera de de su propia versión personal. Pero no es “brujería ecléctica”, aunque sus métodos son ciertamente eclécticos. Sólo puede definirse por ciertos modos de pensamiento entre aquéllos que lo practican, e incluso entre los que pensaban que estaban haciendo simplemente su “propio sistema” sin saber que tenía nombre.
Es un sistema abierto 
La Magia del Caos es peligrosa, imponente, y con un gran potencial. No es un sistema cerrado. La regla es que no hay ninguna regla, mas allá de lo que tú utilices para conseguir tu voluntad, mientras evites quedarte enganchado en las mismas cosas todo el tiempo. En la amenaza y fascinación del mismo concepto de “caos” subyace el poder de la Magia de Caos. No hay ninguna manera de describir la Magia del Caos con precisión, más de lo que uno puede describir al Tao con precisión. “ya que lo que puede describirse, no es el sagrado Tao”, como el viejo sabio dijo. En cierto modo, yo supongo que los Magos de Caos son la última “sociedad secreta”, aunque esto es inherente a la propia Magia de Caos, mas que la necesidad de reforzarlo por medio de un Juramento o Grado.
¿Por lo tanto por qué se llama Chaos magic? Se llama “mágico” porque como cualquier otra forma del Arte de los Magos, busca afectar el curso de los eventos por lo medios no-normales. La acción es a distancia y se usan eventos que desafían la causalidad lógica, estados alterados de conciencia, conocimiento Arcano, poder éxtasis…¿Pero como lo hace la Magia del Caos? (O “mágiack” como prefiera.) Mientras puede ser imposible describirlo directamente, yo puedo ofrecer algunas opiniones para aclararlo:
Uno podría empezar diciendo que entre los Magos del Caos existe la asunción subyacente del “azar” y la naturaleza relativa de la vida, el universo y todo. La realidad es estocástica por naturaleza que es decir, que cada entidad inteligente “crea” la realidad por su interacción y participación en ella. Nosotros estamos a la deriva en un mundo quántico de incertidumbre. La existencia puede no estar completamente descrita por la religión, la filosofía o la ciencia.
La Matemática del caos nos muestra que lo que parece el azar es de hecho caótico y tiene un “orden” superior que sólo puede ser percibido desde una perspectiva muy grande. El caos da lugar a la realidad misma. También podría dar lugar a la tendencia de la materia y la inteligencia de crecer y aumentar.
Atractores extraños
Según el Diccionario ingles Oxford, la palabra “caos” es griego en su origen. Su significado original era: “un inmenso golfo o quiebro, abismo, espacio vacío, infinita oscuridad, el primer estadio del universo”. En inglés, esto fue refinado para significar “el informe vacío de materia primordial, la gran profundidad o ‘el abismo’ fuera del cual el cosmos o la estructura del universo evoluciono. La interpretación moderna popular de la palabra como “desorden” es reciente y un poco engañosa. Ambos, orden y desorden, son las manifestaciones del Caos Primigenio. El significado original tenía más en común con lo que los místicos Orientales llaman el Tao. Yo creo que esto no es nada accidental.
Por lo tanto, nosotros los Chaoistas llamamos a este “Caos” de la conectividad original “Dios” o algún otro nombre tradicional, para quitar cualquier idea antropomórfica de algo que es totalmente no-humano, para que desafíe la comprensión o por lo menos por medios intelectuales. Otra razón detrás del nombre, hay muchos conceptos de la Teoría moderna del Caos donde puede darse una interpretación metafísica. Por ejemplo, es obvio que varios sistemas ocultos tienen muchos factores en común. En la Teoría del Caos, hay que algo llamado “atractor extraño”, un cierto tipo de coherencia que se levanta en cualquier sistema turbulento. Hablando matemáticamente, representa ciertos rangos de números que tienden a entrar en un juego repetitivo de valores infinitamente regresivos cuando ciertas formulas son aplicadas. Como él normalmente se visualiza, en un gráfico tridimensional (dos ejes espaciales que representan el plano completo, más un eje de color) del valor de la función repetida fc(z) = z^2+c dónde z y c son complejos. Estas son las imágenes de los famosos campos de Mandelbrot.
Lo que lo hace que sea más que un juego aritmético es que cuando se permite a las computadoras doblar eternamente a través de los cálculos, ciertos modelos geométricos surgen, que parecen tener una remembranza muy llamativa a nuestra percepción de varios fenómenos mundiales reales. Subiendo verticalmente en áreas particulares del plano complejo, se generan muchas características visuales fascinantes, con parecidos como el agua revuelta y los litorales escabrosos. Por consiguiente puede usarse como la herramienta para hacer las predicciones (en este caso, de cómo los sistemas turbulentos se comportarán) que lo eleva al reino de ciencia–donde está propiamente llamado Dinámica No-lineal.
Un buen ejemplo de un atractor extraño en el mundo físico es un vórtice; si se dan las condiciones correctas, se levantará en las corrientes aéreas, en el agua corriente, las tormentas del polvo –algo como la Gran Mancha Roja de Júpiter, en el vórtice de su desagüe de la bañera. Pero sin tener en cuenta el medio, un vórtice asumirá siempre un modelo similar. Para aplicar este concepto al ocultismo, hay que asumir que cualquier “sistema” mágico es el medio a través del cual, ciertos modelos (las prácticas, conceptos, formulas, etc.) hacen surgir atractores extraños–y eso nos ocurrirá a nosotros.
En términos mágicos, un atractor extraño estaría, en la proyección astral, los centros de energía alineados a lo largo de la columna vertebral, o en la interacción con inteligencias no-corpóreas (los dioses, demonios, los espíritus, etc.), un tipo de modelo que siempre parece surgir, sin tener en cuenta si el juego de creencias particular está de acuerdo con las técnicas utilizadas. Alrededor de todos estos fenómenos subyace el atractor extraño, que puede ser obtenido desde el simbolismo arcaico y usado por el mago sagaz.
Magos del caos buscan estos rasgos en común entre sistemas aparentemente diferentes, como pistas a un factor subyacente que puede despojarse de su simbolismo innecesario y si se desea, colocarlo para usarlo directamente en cualquier juego de símbolos escogido. El intento es revelar las técnicas prácticas que subyacen, y los adornos exteriores (que uno esperaría) se convierten en el simbolismo de una expresión personal del Arte. La Magia del Caos ha aplicado los conceptos artísticos del postmodernismo y deconstrucionismo al estudio del ocultismo, y ha logrado algunos descubrimientos notables, particularmente la idea de que todos los sistemas mágicos derivan social y culturalmente de sistemas torcidos. Ésta no es una acusación, sino simplemente un reconocimiento de los hechos. Los dioses están muertos, larga vida a los dioses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario