sábado, 9 de abril de 2011

El Siniestro KRAKEN

Bajo los truenos de las superficie, En las honduras del mar abismal, El Kraken duerme su antiguo, no invadido sueño sin sueños. Pálidos reflejos se agitan alrededor de su oscura forma; Vastas esponjas de milenario crecimiento y altura Se inflan sobre él, y en lo profundo de la luz enfermiza, Pulpos innumerables y enormes baten Con brazos gigantescos La verdosa inmovilidad, Desde secretas celdas y grutas maravillosas. Yace ahí desde siglos, y yacerá, Cebándose dormido de inmensos gusanos marinos Hasta que el fuego del Juicio Final caliente el abismo. Entonces, para ser visto una sola vez por hombres y por ángeles, Rugiendo surgirá y morirá en la superficie. Alfred Lord Tennyson La mitología escandinava nos regala esta interesante criatura mítica. Se trata de las llamadas islas vivientes. Son criaturas marinas bestiales, de gigantescas dimensiones. Muchos marinos perecieron consumidos por su furia sin final, engañados por su apariencia de pacíficas islas en el medio del mar. Cuando se acercaban a su supuesta “costa”, eran destrozados por gigantescos tentáculos, como un frágil pedazo de madera. Se ha llegado a decir que un kraken adulto podía llegar a tener un lomo de hasta más de dos kilómetros cuadrados. Hay abundantes referencias al Kraken en la literatura nórdica. En 1250 se describen criaturas similares, el hafgufa y lyngbakr. Posteriormente, el biólogo Lineo incluyó al Kraken como un cefalópodo, en su edición del 1735 de “Sistema Natural”, pero lo excluyó en ediciones posteriores. Los pescadores noruegos creían que cuando tenían muy buena pesca era porque estaban pescando sobre un Kraken, con el peligro inminente que esto significa. El kraken a menudo ha sido descripto como un pulpo gigante, muy diferente a las serpientes marinas gigantes que también existen en la mitología nórdica. No es descabellado pensar que de verdad exista alguna variedad de pulpo gigante en los mares nórdicos de la que aún no se han rescatado especímenes para su estudio. De hecho, las variedades de pulpo de mayor tamaño conocidos por el hombre pueden llegar a medir casi veinte metros entre un extremo de uno de sus brazos y el extremo opuesto. No sería descabellado pensar que podrían llegar a hacer zozbrar a un pequeño barco pesquero, o que tendrían tanta fuerza, que, de proponérselo, podrían arrastrar un pequeño bote al fondo del mar. También podría relacionarse al kraken con la existencia de los calamares gigantes. Se ha sabido de especies, como el Architeutis Dux que puede llegar a alcanzar los veinte metros de largo, y pesar más de mil kilos. Los ataques del kraken no solo han sido registrados en los mares del norte. También se ha sabido del ataque de un pulpo colosal a un buque velero de Saint-Malo, frente a las costas de Angola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario